Salud ocupacional. Una ventaja estratégica empresarial

Hace algún tiempo ha tomado interés en el manejo empresarial el concepto de “responsabilidad social”, que no es otra cosa que “las obligaciones y compromisos, legales y éticos, tanto nacionales como internacionales que se derivan de los impactos que la actividad de las organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos”
Salud ocupacional. Una ventaja estratégica empresarial

Hace algún tiempo ha tomado interés en el manejo empresarial el concepto de “responsabilidad social”, que no es otra cosa que “las obligaciones y compromisos, legales y éticos, tanto nacionales como internacionales que se derivan de los impactos que la actividad de las organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos”. A su vez, como parte importante de este paradigma emergente, se encuentra la salud de los trabajadores o Salud Ocupacional, que es un término muy utilizado dentro del proceso de calidad empresarial, pero que muy pocos saben a lo que se refiere, así como todas las implicaciones positivas que tiene para su empresa.

El término Salud Ocupacional se refiere a toda actividad encaminada a proteger al trabajador de los riesgos presentes en su actividad laboral que puedan ejercer sobre él un peligro de contraer una enfermedad relacionada con el trabajo o tener un accidente laboral. La Salud Ocupacional es el conjunto de disciplinas dirigidas a lograr el bienestar del trabajador; así tenemos, la medicina ocupacional o del trabajo, la seguridad industrial y la higiene industrial, que constituyen los pilares en los que se sustenta el concepto de Salud Ocupacional, sin menospreciar los aportes que nos facilitan la psicología, la nutrición o la normativa vigente.

Generar un sistema de gestión que dé como fruto un Programa de Salud Ocupacional es una ventaja estratégica que permite generar, además de la salud del trabajador, una mayor productividad que se traduce en un alto compromiso del mismo, propiciando una cultura organizacional hacia el desarrollo, que a su vez genera una disminución de los costes de atención médica (costes directos), así como los costes derivados de las horas-hombre pérdidas por efectos de la enfermedad de los trabajadores (costes indirectos).

Resumen del artículo publicado en la revista PW Magazine nº 22. Además, los nuevos cambios estructurales dentro de las organizaciones empresariales, la globalización y los procesos en el manejo de la calidad total hacen que las empresas sean más competitivas dentro del mercado, diseñando estrategias para elevar su productividad y aumentar su ganancia. Estas preocupaciones son muy importantes entre los directores y gerentes, haciendo que muchos de ellos tengan en cuenta que la implementación de un sistema de responsabilidad social, y con él, una salud integral de los trabajadores, que constituye una ventaja competitiva, permiten un aumento en la productividad de la empresa, a la vez que cumplen con unos estándares mínimos internacionales de capital humano saludable.

La relación entre la salud y el aumento de productividad de los trabajadores se encuentra estrechamente ligada, y esto explica porqué al principio se determinó que un aumento de productividad permite una mejor salud de los trabajadores, a la vez que se tendrán mayores recursos económicos para la atención personalizada de alta calidad. Un trabajador sano es mucho más productivo que un enfermo, y se ha comprobado que mantener un mínimo de horas-hombre perdidas por el periodo de recuperación es una ganancia estratégica dentro de la empresa. Esto lo corroboran diversos estudios a las empresas más productivas a nivel mundial que tienen un sistema de Salud Ocupacional óptimo, convirtiéndolas en las líderes del mercado. Algunos ejemplos de estas empresas son Chevron, Procter & Gamble, Johnson & Johnson, entre otras.

Existen muchas maneras de hallar la productividad de una línea productiva, sin embargo, lo que interesa, es analizar cómo afecta la salud de los trabajadores a la productividad y cómo cuantificarla, para eso nos valemos de indicadores epidemiológicos de Salud Ocupacional, que se derivan de la pérdida de horas-hombre.

Si esto ocurre dentro del ambiente de trabajo se denomina presentismo y si se da fuera del ambiente de trabajo se denomina absentismo.

  • Presentismo se refiere al tiempo perdido en horas-hombre estando el trabajador en el lugar de trabajo, y entre los ejemplos que se pueden citar, determinamos el periodo en el que el trabajador se encuentra enfermo, el tiempo de ocio, la disminución o lentitud de la línea de producción y el tiempo de entrenamiento prolongado o errores en el proceso.
  • Absentismo se refiere al tiempo perdido en horas-hombre fuera del trabajo, incluyendo los días de permiso por enfermedad, ausencia dispersa, tiempo perdido por incapacidad, salidas por problemas de salud familiar, salidas sin goce de haber, etc.

Fermín Ruiz Gutiérrez, Rolando Sánchez Sánchez, Juan Carlos Palomino Baldeón, Raúl Gomero Cuadra

Fermín Ruiz Gutiérrez, Rolando Sánchez Sánchez, Juan Carlos Palomino Baldeón, Raúl Gomero Cuadra - Revista PW Magazine nº 22

Facebook0Google+0Twitter0LinkedIn0


Deja un comentario

Relacionados