Prevention World

¿Qué medidas preventivas adoptamos frente al ébola?

¿Qué medidas preventivas adoptamos frente al ébola?

La enfermedad por el virus del Ebola es una enfermedad grave y con frecuencia letal, cuya tasa de mortalidad puede llegar al 90%. La enfermedad afecta a personas y a primates no humanos (monos, gorilas y chimpancés). Se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes simultáneos, uno en una aldea cercana al río Ebola, en la República Democrática del Congo, y el otro en una zona remota del Sudán. Se desconoce el origen del virus del ébola, pero las pruebas científicas disponibles apuntan a que los murciélagos de la fruta son sus huéspedes más probables.

¿Cómo se trasmite el virus del ébola?

Se transmite a través del contacto directo con sangre u otros fluidos corporales (por ejemplo, saliva, orina, secreciones, semen, heces, leche materna y órganos) de personas infectadas, vivas o muertas. Una forma inusual de transmisión es por contacto sexual sin protección con hombres hasta siete semanas después de que se estos se hayan recuperado de la enfermedad. También puede producirse cuando las soluciones de continuidad de la piel o las membranas mucosas de una persona sana entran en contacto con entornos contaminados por los líquidos infecciosos de un paciente con el virus del ébola, como prendas de vestir o ropa de cama sucias o agujas usadas.

También se puede contraer la enfermedad a través del contacto directo con sangre u otros líquidos corporales de animales salvajes, vivos o muertos, como monos, antílopes selváticos y murciélagos.

El virus del ébola no se transmite a través del aire, contrariamente al de la gripe.

¿Cuales son los síntomas?

Después de dos días y hasta veintiún días después de la exposición al virus, la enfermedad puede declararse súbitamente con fiebre, dolores musculares, debilidad, dolor de cabeza y dolor de garganta. Esto puede ir seguido de vómitos, diarrea, enrojecimiento ocular, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Los resultados de laboratorio muestran disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como elevación de las enzimas hepáticas.

No existe ninguna vacuna ni ningún tratamiento específico para la enfermedad.

¿Qué colectivos tienen más riesgo de contagio?

Los profesionales sanitarios de todos los niveles del sistema de salud (hospitales, dispensarios y puestos de salud) deberían recibir información sobre la naturaleza de la enfermedad y su transmisión, y acatar rigurosamente las precauciones recomendadas para controlar la infección. También puede haber riesgo para las personas que trabajen en servicios funerarios a la hora de manipular cadáveres infectados sin la debida protección.

El riesgo para los manipuladores de equipaje o de mercancías es muy limitado, ya que sólo los pacientes con cuadros clínicos graves podrían contaminarlos y a estos enfermos en los países de origen se les ingresa en los centros sanitarios. En todo caso a través de los controles en la salida no se permite el embarque a ninguna persona con sintomatología en ningún medio de trasporte internacional.

El lavado frecuente de las manos y el uso de guantes en determinados casos son medidas muy útiles para evitar la trasmisión en la mayor parte de las actividades realizadas por los profesionales en contacto con viajeros o mercancías.

En todo caso se deberá tener en cuenta lo contemplado en la Ley de prevención de
riesgos laborales y en concreto la aplicación de Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo,
sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición
a agentes biológicos durante el trabajo.

¿Qué medidas de prevención podemos adoptar en nuestro día a día?

El riesgo de infección por el virus del ébola es extremadamente bajo, incluso si vive en  zonas afectadas o ha viajado a ellas, siempre que no haya estado expuesto a líquidos corporales de una persona o un animal infectados, ya estén vivos o muertos.

El contacto fortuito en lugares públicos con personas que aparentemente no están enfermas no transmite la enfermedad. Los afectados no transmiten el virus antes de mostrar síntomas.

No se puede contraer el virus del ébola por manipular dinero o alimentos, ni por bañarse en una piscina. Los mosquitos no transmiten el virus del ébola.

El virus del ébola se elimina fácilmente con jabón, lejía, luz solar o con la sequedad. Con el lavado de la ropa en la lavadora se destruye el virus.

riesgo_contagio

Otras recomendaciones

La OMS desaconseja a las familias y a las comunidades que atiendan en el domicilio a personas que puedan presentar síntomas. Deben buscar tratamiento en un hospital o centro terapéutico que disponga de personal médico y de enfermería cualificado y equipado para tratar a pacientes infectados. En caso de que se opte por la atención en el domicilio, la OMS recomienda vivamente que se notifique a la autoridad local de salud pública y que quienes vayan a atender al paciente reciban capacitación, Equipos de Protección Individual (guantes y otras prendas), instrucciones sobre cómo quitarse y desechar dichas prendas, e información sobre cómo prevenir la transmisión de la infección y la enfermedad a los cuidadores, a otros miembros de la familia y a la comunidad.

También se han producido casos de transmisión durante funerales y entierros. Los cadáveres de quienes hayan fallecido de ébola deben ser manipulados con ropas y guantes protectores resistentes, y ser inhumados inmediatamente. La OMS aconseja que los cadáveres sean manipulados y enterrados por profesionales capacitados, con equipo adecuado.

Existe posibilidad de contagio mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. Por ello, los profesionales médicos efectúan un estrecho seguimiento de los pacientes infectados y les someten a pruebas de laboratorio para verificar que el virus ya no circula por su organismo antes de regresar a su hogar. Cuando los profesionales médicos determinan que los pacientes pueden regresar a su hogar es porque ya no son infecciosos y no pueden propagar el virus en sus comunidades. Los hombres pueden seguir transmitiendo el virus a su pareja por el semen hasta siete semanas después de la recuperación clínica. Por ello, es importante que eviten mantener relaciones sexuales durante al menos siete semanas o que utilicen preservativos en caso de mantener relaciones sexuales antes de transcurrido ese plazo.

 

Fuentes consultadas:

FacebookTwitterLinkedIn

¿Quieres recibir las alertas de publicación de Prevention world? Apúntate!!

Un pensamiento en “¿Qué medidas preventivas adoptamos frente al ébola?

  1. perfilLogan79

    Me pregunto yo, como técnico en prl, dónde está acreditada la formación en prevención de la auxliar, si usa su EPI con nivel 4 protección, si había punto limpio de descontaminación, porque por quitarse un guante o tocarse la cara, no se contagia el ébola, dónde están los medios de protección de aislamiento, etc, etc.

Deja un comentario

Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Prevention world
Prevention World