Prevention World

Rechazado por exceso de celo el recurso de un obrero que perdió dedos en un accidente

Rechazado por exceso de celo el recurso de un obrero que perdió dedos en un accidente

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso del trabajador de una fábrica de conservas contra el auto de un Juzgado de Instrucción que archivó la denuncia que había presentado contra la misma tras perder varios dedos en accidente porque se considera que el mismo se produjo por un exceso de celo.

El auto de la Audiencia señala que el suceso se produjo cuando el denunciante, en contra de las indicaciones que tenía, intentó desatascar unas ventosas y sufrió el atrapamiento de la mano, con pérdida de varios dedos.

El denunciante aseguró que los hechos eran constitutivos de un delito contra los derechos de los trabajadores, pero el Juzgado al que correspondió su reclamación acordó el sobreseimiento de las actuaciones al considerar que los mismos no eran constitutivos de ningún ilícito penal.

Aquel recurrió la medida a través del recurso de apelación en el que se quejó de que el Juzgado hubiera acordado el archivo sin practicar las pruebas precisas para el esclarecimiento de los hechos, por lo que consideraba que la decisión era precipitada.

La Sala considera acertado el sobreseimiento acordado por el Juzgado de Instrucción de Molina de Segura tras la práctica de varias diligencias.

Así, señala el tribunal, prestaron declaración durante la tramitación de la causa la responsable de la formación sobre prevención de riesgos laborales ofrecida al trabajador, y el legal representante de la empresa.

Este último manifestó que el demandante no estaba autorizado para realizar funciones de mecánico, y que en su momento había quedado advertido de ello.

También declaró un compañero de trabajo del accidentado, que aseguró que presenció como la jefa de turno indicaba a este cuando le dijo que se había atascado una ventosa que no tocara nada y que esperara a que llegara el mecánico.

La Sala de la Audiencia, al desestimar su apelación, señala que lo ocurrido hay que situarlo en un exceso de celo, al no constar que el trabajador recibiera ninguna orden expresa de solucionar el atasco ni que la empresa lo consintiera.




FacebookTwitterLinkedIn

¿Quieres recibir las alertas de publicación de Prevention world? Apúntate!!


Deja un comentario

Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Prevention world
Prevention World