Incluso los perros de los Mossos d'Esquadra rastrearon la zona y no la encontraron. Durante toda la noche siguieron las tareas de búsqueda, se movieron contenedores y finalmente el cuerpo sin vida de la trabajadora pudo ser localizado.

Ahora mismo todas las líneas de investigación apuntan a un accidente laboral. El cuerpo de la mujer, que vivía en Monistrol de Montserrat, no presentaba signos de violencia externa, según han confirmado fuentes de la policía.

Según han explicado fuentes de la familia, fue el hermano de ella que avisó a la policía. Durante el descanso de media mañana la mujer llamaba a su madre y a su marido. Una llamada que no hizo. Tampoco lo hizo a las dos, cuando tenía que salir del trabajo y recoger a su hijo pequeño, de 2 años, de la guardería del mismo complejo de Mercadona. Como no recibieron estas dos llamadas la familia se asustó.

Cuando se presentaron en el trabajo, desde la empresa, según explican ellos, les dijeron que no habían detectado que Tania no había salido de la empresa. El hermano, en torno a las cuatro de la tarde, llamó a los Mossos d'Esquadra.

A las cinco de la tarde iniciaron la búsqueda en el interior de la nave. Las cámaras de seguridad habían grabado a la Tania entrando a las 6 de la mañana y ya no la grabaron saliendo. Además, el coche de ella seguía en el aparcamiento del parque logístico de Mercadona.

Aparte de la autopsia de la mujer, los Mossos d'Esquadra, con la colaboración de la empresa, están investigando los hechos para intentar aclarar como murió la mujer. La familia pide que se aclaren los hechos y que se investiguen en profundidad con el fin de detectar, si las hubo, negligencias.