• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La Federación de Profesores de Enseñanza Religiosa (FEPER) lanzó hoy duras acusaciones contra la jerarquía episcopal, a la que responsabiliza de haber despedido y extorsionado a muchos docentes “díscolos” de Religión en todo el Estado.

En rueda de prensa, los responsables de FEPER aseguraron que los casos que han aparecido en los últimos días en los medios de comunicación de tres profesoras despedidas por su vida privada son sólo la “punta del iceberg” del comportamiento del episcopado contra numerosos docentes de Religión que no se pliegan a sus exigencias.

La federación presentó un dossier con pruebas que atestiguan diversos casos de conductas supuestamente irregulares cometidas por los responsables diocesanos o autoridades eclesiales de varias comunidades autónomas.

En una carta a un profesor de La Laguna (Tenerife), el delegado diocesano le “recuerda” que no está haciendo ninguna aportación económica para la autofinanciación de la Delegación de Enseñanza.

“Al hacer balance, hemos encontrado que no has aportado nada desde (fecha)..Si ha sido despiste, intenta hacerlo antes de que finalice el año…Haz el cálculo sobre tu sueldo: hemos convenido que sea el 0,6% del mismo”, afirma la misiva.

En otra carta, se pide un “donativo” a los profesores de la diócesis de Getafe (Madrid) para hacer un “detalle-regalo” al vicario general, que ha sido nombrado obispo auxiliar.

Impuesto revolucionario

Luis Guridi, presidente de FEPER, indicó que se trata sin ambages de ejemplos de “impuesto revolucionario” que la Iglesia coloca a sus profesores, bajo “amenaza” de no renovarles sus contratos, como ha ocurrido con las profesoras conocidas.

En otras circunstancias, la federación asegura que los responsables diocesanos deciden sin razón justificada quitar la jornada completa a profesores rebeldes o les advierten del riesgo de ser despedidos si pertenecen a FEPER o a algún sindicato.

El nombramiento de una profesora hermana del delegado diocesano o la exigencia de firmar un documento de “fidelidad” al obispo son otras denuncias realizadas hoy por FEPER.

Según este colectivo, que dice agrupar a 2.000 de los 16.000 profesores de Religión existentes en España, la raíz de todo el conflicto laboral está en los acuerdos Iglesia-Estado, que permiten al episcopado perpetrar estas tropelías laborales con la “connivencia” de la Administración, “que permite unos contratos-basura, hace dejación de sus responsabilidades y permite a la jerarquía campar a sus anchas”.

Guridi aseguró que existe un gran miedo entre el profesorado de Religión a denunciar su situación, por el “terrorismo” que practica la Iglesia. No obstante, explicó que hay presentadas más de 150 demandas por parte de docentes de Primaria y gran número de iniciativas similares entre profesores de Secundaria.

0 0 votos
Valoración

Servimedia

Este contenido ha sido publicado en la sección Noticias de Prevención de Riesgos Laborales en Prevention world.

Suscribirme
Notificar de
guest
:arrow: 
:D 
:? 
8-) 
:cry: 
:shock: 
:evil: 
:!: 
:geek: 
:idea: 
:lol: 
:x 
:mrgreen: 
:| 
:?: 
:P 
:oops: 
:roll: 
:( 
:) 
:o 
:twisted: 
:ugeek: 
;) 
 
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios