Prevention World

Consejos para prevenir riesgos durante la ola de calor

Consejos para prevenir riesgos durante la ola de calor

La primera ola de calor del verano ya está aquí. Ante esta situación la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ofrece algunas sencillas medidas de prevención que ayudarán a hacer frente al calor y evitar riesgos para la salud.

Entre esos consejos se recomienda estar muy atentos a los bebés y a los niños pequeños, así como a las personas mayores que requieren una especial atención cuando hace calor.

Deben beber continuamente agua y líquidos, aunque no tengamos sed. No es conveniente abusar de las bebidas con cafeína, ni los refrescos azucarados. Además, el consumo de alcohol acelera la deshidratación.

Es recomendable disminuir las comidas copiosas y elegir platos más ligeros como ensaladas, frutas, gazpachos o salmorejos. Con las altas temperaturas debemos protegernos del sol, es decir, utilizar crema solar para proteger nuestro cuerpo de las altas radiaciones. Siempre que se pueda, caminar por la sombra y permanecer en lugares frescos, climatizados y evitar exponerse así al calor cuando no se necesario, sobre todo, en las horas de más calor.

Para los deportistas deberán de ser conscientes de que no pueden realizar sus ejercicios durante las horas más calurosas del día, además deberán reducir su actividad física. La elección de la ropa también puede ser un elemento fundamental para luchar contra el calor, ya que usar ropa ligera, holgada, de tejidos transpirables y evitar los tonos oscuros ayuda a que la prenda no absorba el calor. Asimismo, debemos elegir un calzado cómodo, que deje “respirar” a los pies y que no haga daño.

Hay que tener cuidado con el coche, ya que el calor en exceso provoca somnolencia, y por lo tanto, pueden causar accidentes en la carretera. Los vehículos que estén expuestos al sol, aunque se encuentren detenidos, recogen rápidamente las altas temperaturas. En penúltimo lugar, hay que mantener las medicinas en lugares frescos, para que no les afecte el calor, ya que algunos fármacos son especialmente sensibles a las altas temperaturas.

Si es necesario, acudir a un médico o experto cuando aparezcan los primeros síntomas de la ola de calor como la sequedad, la piel enrojecida, pulso débil o acelerado, dolor de cabeza, malestar general o confusión.




FacebookTwitterLinkedIn

¿Quieres recibir las alertas de publicación de Prevention world? Apúntate!!


Deja un comentario

Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Prevention world
Prevention World