Prevention World

Cómo proteger nuestros ojos en verano

Cómo proteger nuestros ojos en verano

El verano es uno de los momentos donde nuestra vista está expuesta a más riesgos y es cuando aumentan, en gran medida, los problemas oculares. Rayos ultravioletas, sequedad, alergias… numerosos factores negativos son los que amenazan a la salud de nuestros ojos este verano. Es clave cuidarlos, protegerlos y sobre todo, tener una importante prevención para que no den problemas graves a corto, medio y largo plazo.

Para Nuria Ibañez, responsable de comunicación de Keons, «en lugares con agua, como la playa o el mar, los rayos ultravioleta llegan a nuestra piel y a nuestros ojos en mayor cantidad y ambos hacen la labor de espejos reflectores de esos rayos. La protección con gafa de sol es absolutamente necesaria para proteger nuestra vista y no vale sólo con una gorra o complemento con visera, ya que el aire no nos llega sólo desde abajo o de forma horizontal, sino también desde arriba. En sitios de nieve ocurre lo mismo, el reflejo es enorme y el uso de gafa de sol clave, tanto en niños como en adultos, siempre que sean gafas de sol protectoras del 100% de la radiación ultravioleta».

Es importante descubrir cómo cuidar la vista en verano, porque está demostrado que unos malos hábitos, como la exposición ultravioleta sin control, es acumulativa a lo largo de la vida y se relaciona con la aparición de cataratas tempranas.

Protección y prevención. Consejos para su cuidado

  • Rayos ultravioleta. Es clave el uso de gafas de sol siempre con protección 100% ultravioleta. No vale con protegerse con una visera.
  • No dejar de lado a los niños. Al igual que preocupa los efectos dañinos del sol en su piel y no se olvida nunca aplicarles crema protectora, la exposición del sol en sus ojos, al igual que en los adultos, es muy negativa.
  • Más sequedad. Evitar la sequedad ocular nos ayudará a evitar el síndrome de ojo seco que provoca picor, rojez, sensibilidad a la luz, etc. Para combatirlo es recomendable el uso de lágrimas artificiales o gotas humectantes.
  • El cloro. El cloro de las piscinas es una de las principales causas de irritaciones oculares y conjuntivitis en verano. Importante es el uso de gafas de bucear para proteger la vista.
  • Época de alergias. En primavera y verano, debido a una mayor contaminación, al aumento de polen y a una reducción de las lluvias donde el aire no se limpia, las irritaciones oculares se incrementan. Es importante no frotarse los ojos para no irritarlos y tener una limpieza más exhaustiva, como lavar los ojos con suero fisiológico.


Es clave prestar atención a los ojos todo el año y no sólo con la detección y compensación de los defectos refractivos de problemas visuales (como miopía, astigmatismo, etc), es importante para cuidar la vista tener varias cosas a tener en cuenta como: la alimentación y la atención al ordenador.

  • La alimentación. Incluyendo el consumo de vitamina A, C y E en la dieta. Entre otras frutas y verduras, la zanahoria es la gran aliada para nuestros ojos, ya que la cantidad de betacaroteno y vitamina A, que contiene ayuda a prevenir la degeneración macular y las cataratas.
  • Atención al ordenador. Con el uso de ordenadores, aparecen otro tipo de problemas. Para tener una buena ergonomía visual es importante colocar el monitor unos centímetros por debajo de los ojos y a una distancia de unos 50-70 centímetros, que la luz no provoque reflejos y tener descansos de minutos cada hora para descansar e hidratar los ojos. Así como la importancia de parpadear para hidratarlos.



FacebookTwitterLinkedIn

¿Quieres recibir las alertas de publicación de Prevention world? Apúntate!!


Deja un comentario

Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Prevention world
Prevention World