Prevention World

Nueva filosofía de trabajo: Trabajar para el siguiente, trabajar en equipo

¿Te gustaría que se trabajara más eficientemente en tu empresa? ¿Mejorar el ambiente de trabajo? ¿Que se trabajara activamente por evitar accidentes y por mejorar la calidad del trabajo?
Nueva filosofía de trabajo: Trabajar para el siguiente, trabajar en equipo

¿Te gustaría que se trabajara más eficientemente en tu empresa? ¿Mejorar el ambiente de trabajo? ¿Que se trabajara activamente por evitar accidentes y por mejorar la calidad del trabajo?

Llevamos ya unos años escuchando en los medios que se ha legislado activamente para evitar accidentes para luego mirar estadísticas y ver que los accidentes siguen ahí.

La legislación puede estar bien pero los que la hacen cumplir parece que sólo se preocupan de que la empresa tenga los papeles pertinentes. De vez en cuando un cursillo de reciclaje para enseñar a hacer “mejor” las cosas y con eso la empresa ha cumplido la ley.

A grosso modo ésta sería la realidad de la mayor parte de empresas medianas y pequeñas.

Nos damos cuenta enseguida, simplemente observando la realidad empresarial, que la prevención de los accidentes, la gestión de calidad, y en general que la empresa sobreviva en el tiempo, depende única y exclusivamente de todos y cada uno de los integrantes de la empresa.

Todos trabajando en conjunto, unidos y haciendo fuerza en el mismo sentido.

Inevitablemente me viene a la mente la película 300 para ilustrar esta idea. ¿Cómo unos pocos pudieron enfrentarse y resistir a tantos?: trabajando en equipo, trabajando para el siguiente, para aquel que recibe el fruto de tu trabajo. Esa es la filosofía.

 

leonidas300

 

Vemos durante la película cómo Leónidas es instruido en esta filosofía y cómo la transmite a su hijo. La filosofía está basada en la confianza plena en todos y cada uno de los miembros del equipo, del bloque. Todos son uno y guiados por Leónidas son... imparables!

Película, ficción, todo muy bonito pero... ¿se puede llevar esta filosofía a la realidad en la/mi empresa? Rotundamente SÍ.

La manera de empezar la transición de una empresa del montón hacia  una “empresa imparable” es hacer conscientes a todos y cada uno de sus integrantes que son importantes en la misma. Los siguientes pasos serían hacia dónde tienen que ir o qué hacer.

Reconocer la  importancia de cada persona en la empresa, hacerles conscientes de lo que se espera de ellos, y fomentar la empatía con sus compañeros también es importante.

Que todos se den cuenta de que si algo no lo hacen bien, dejan a medias o inacabado cualquier trabajo, tendrá que acabarlo repararlo o entregarlo, otro compañero. Eso repercutirá en estreses para los que por ejemplo esperan el producto acabado para llevarlo al cliente final.

En nuestra sociedad en general y en nuestra empresa en particular estamos siempre con el “chip” de “cumplir”. Cumplir en el sentido de que se nos obliga a ganar dinero para subsistir. Todo está montado para ganar dinero y que te lo gastes. Y en nuestro afán por ganar dinero se pierden muchos otros valores que son muy importantes referentes en nuestra relación con los demás.

Valores tan importantes como trabajar en equipo no tienen apenas relevancia en el colegio. Se nos alienta a destacar continuamente. Por poner un ejemplo. Hablemos de fútbol. La prensa habla mayormente de individualidades. Porque pese a ser un equipo casi siempre se resaltan las acciones de miembros aislados. Dando excesivo reconocimiento a jugadores como Cristiano Ronaldo que por mucho que quiera no puede jugar sin los otros diez compañeros.

Lo que hace la prensa de una manera consciente o inconsciente es quitarles importancia constantemente al resto del equipo. Y obviar que si todos los jugadores no hacen un buen papel no hay equipo.

 

soccer-1490541_1280

 

Pero lo que vende son titulares que hablan sobre las individualidades. Y si eso no fuera así la gente no compraría el periódico. En seguida cambiarían la redacción del titular para que a la gente le llamara la atención y siguiera comprando.

Esto que puede parecer irrelevante provoca un reconocimiento excesivo para el que destaca y una no tan agradable envidia para el que no disfruta de esa condición/habilidad.

Traslado este concepto a la “empresa imparable” que queremos crear y salen a la luz muchos conflictos potenciales indeseados y que nos molestan en el día a día para poder lograr ese equipo, ese “trabajar para el siguiente”. Y nos damos cuenta de que este modo de ver las cosas es lo que queremos erradicar para que nuestra empresa funcione al unísono y sin fisuras lo antes posible.

Como el anterior concepto existen otros que impiden que la empresa funcione de manera óptima, engranada, trabajando para el siguiente, codo con codo. Y que al ser sutiles no son fáciles de ver, y mucho menos de solucionar en la empresa.

Por poner más ejemplos en los que se prime el trabajo en equipo. Valgan otros deportes como el rugby, remo, o el fútbol americano, podemos ver también la potencia que tiene conseguir que la gente trabaje en conjunto. Los equipos que lo hacen bien se diferencian claramente de los que no.

Trabajar en equipo es sólo una de las ventajas que tiene implantar la filosofía “trabajar para el siguiente”. No sé vosotros pero a mí me gustaría trabajar en una empresa así. En la que todos tengan la voluntad enfocada en ayudar al bien común de la empresa.

Si todos a parte de “cumplir” tuvieran la motivación y la intención de aportar a la misma, habría mucha gente remando en la misma dirección y eso sin duda nos diferenciaría de los demás.

Es una idea que incluso podéis llevaros a casa para integrarla en el día a día con vuestra familia. Ya veréis como notáis muchos cambios. No tengo la menor duda.

Si os gusta y estáis interesados en ponerla en la empresa. Os comento: que sepáis que está descrito perfectamente un método para poder integrar esta nueva filosofía en cualquier empresa. El método está en el libro “Integración de la Prevención en las empresas” y en el “Cómo Implantar la Cultura Preventiva en la Empresa”, ambos a vuestra disposición en Prevention World.

Espero que os haya gustado el artículo y que las ideas descritas os ayuden. Me queda para acabar una última pregunta para invitaros a la reflexión: ¿Tu empresa es del montón o es una “empresa imparable”? Está en tus manos. Ahora, tú decides.

Elías Mendoza Poudereux

Ingeniero Industrial. Colaborador de Alejandro Mendoza Plaza, en el campo del asesoramiento para la gestión preventiva de las empresas.




FacebookTwitterLinkedIn

¿Quieres recibir las alertas de publicación de Prevention world? Apúntate!!

Deja un comentario

Relacionados


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Prevention world
Prevention World