Un ecuatoriano gana una demanda de 10 millones de dólares

Sufrio una caida que le causo la rotura de 3 costillas, un trauma en su cabeza, y que tenia facturado 4 discos en su espina dorsal.
maquini

Un trabajador trabajador indocumentado en los Estados Unidos, dijo haber ingresado ilegalmente por Arizona, y durante el juicio acusó a la compañía constructora para la que él llevaba trabajando 6 años, de no proveerle ningún equipo de seguridad como ordenan las leyes del estado de Nueva York.

Tras la caída, el trabajador despertó en la sala de emergencia del Hospital St. Vincent, donde se enteró que había sufrido la rotura de tres costillas, un trauma en su cabeza, y que tenia facturado cuatro discos en su espina dorsal en el área lumbar, por lo que fue operado para sujetar su columna con barras de acero.

Desde el día de su accidente, decidió ocultar su dolorosa verdad a su esposa y sus tres hijos que viven en Ecuador, para no preocuparlos. Sobre todo, por las complicaciones de salud que ha tenido con los ataques de epilepsia que actualmente sufre y que requiere asistencia medica permanente.

Para su abogado, si el empleador hubiera cumplido con las medidas de seguridad que estipulan las leyes estatales de Nueva York, para todos los sitios donde se realizan trabajos de construcción, quizás el casco de proteccion y el cinturón de seguridad que no le dieron a su cliente, pudieron evitar la caida, con todo el trauma y el daño físico permanente que le ha cambiado la vida.

En los planes futuros del ecuatoriano es prioritario la legalización de su estatus migratorio, para que pueda traer a su familia a vivir en los Estados Unidos, donde él considera que debe permanecer para poder recibir toda la atención medica especializada que su caso requiere. Como tambien las medicinas. Y no quiere aventurarse a regresar a Ecuador, por este motivo.

Facebook0Google+0Twitter0LinkedIn0





Deja un comentario

Relacionados