La DGT refuerza los controles de alcohol y drogas al volante

Pone en marcha desde hasta el próximo 15 de julio una campaña especial de "tolerancia cero" con el consumo de alcohol y drogas al volante.
road_wild

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha hasta el próximo 15 de julio una campaña especial de “tolerancia cero” con el consumo de alcohol y drogas al volante, con miles de controles en todas las vías, horas y días de la semana.

Las drogas son las responsables de uno de cada cuatro muertos en accidente de tráfico y su consumo multiplica entre dos y siete veces las posibilidades de tener un accidente.

De hecho, el 45 % de los conductores fallecidos en accidente de tráfico ocurrido en carretera durante el año pasado dio positivo por consumo de alcohol, drogas o psicofármacos, según la memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF).

Los controles de drogas serán aleatorios; no hace falta haber cometido previamente una infracción de tráfico, y se realizarán mediante una sencilla prueba con una pequeña muestra de saliva, que se llevará a cabo inmediatamente después de los habituales test de alcoholemia.

Si este primer test -que detecta un consumo de hace pocas horas- ya arroja un resultado positivo de drogas, el conductor no podrá seguir conduciendo y se le practicará una segunda muestra mucho más precisa que se remitirá con todas las garantías y custodias a un laboratorio.

Solo en los casos en los que este segundo test confirme el positivo, se sancionará al conductor, bien por una falta administrativa o por la vía penal, si las condiciones psicofísicas están claramente alteradas.

En cualquier caso, si el ciudadano desea realizarse una prueba de contraste, se le llevará a un hospital para que se le extraiga otra muestra.

La sanción administrativa será idéntica a la del consumo de alcohol: 500 euros de multa y la pérdida de seis puntos del carné.

Cuando la infracción sea de tipo penal, la ley establece penas de prisión de tres a seis meses o multa económica de seis a doce meses de cuantía que fijará el juez, trabajos en beneficio de la comunidad y retirada del carné de uno a cuatro años.

España es uno de los países del mundo con mayor consumo de cocaína y cannabis, y ello se refleja también en los conductores: un 19,4 % conduce después de haber tomado drogas, y 3 de cada 100, con la “mezcla explosiva” de estupefacientes y alcohol.

Facebook0Google+1Twitter0LinkedIn0





Deja un comentario

Relacionados