Ergonomía y educación

Según el avance de Siniestralidad Laboral correspondiente al periodo comprendido entre Octubre 2005 – Septiembre 2006 el 32,4% de los accidentes que se producen en los lugares de trabajo se deben a sobreesfuerzos muy por encima de cualquier otra tipología de accidentes
Ergonomía y educación

Según el avance de Siniestralidad Laboral correspondiente al periodo comprendido entre Octubre 2005 – Septiembre 2006 (informe que elabora trimestralmente el INSHT) el 32,4% de los accidentes que se producen en los lugares de trabajo se deben a sobreesfuerzos muy por encima de cualquier otra tipología de accidentes (caídas y golpes contra objetos inmóviles 18,3%, choque o golpe contra objetos en movimiento 17,3%, contacto con agente material punzante, cortante o duro 13,5%) por lo que, tan sólo este dato justifica la existencia de la Ergonomía. No obstante, es la disciplina en materia de prevención menos valorada, tal vez porque no conlleve a evitar accidentes graves o mortales, aunque sea la que podría reducir los elevados índices de siniestralidad (y por qué no las elevadas pérdidas de las empresas que deben de pagar las bajas de sus empleados por movimientos incorrectos, por vicios posturales o por manipulación inadecuada de la carga).

Los últimos datos extraídos de los Boletines de Estadísticas Laborales y en la Estadística de Accidentes de Trabajo acumulada, indican que el porcentaje de accidentes debido a la tipología “sobreesfuerzos” sigue aumentando años tras años, a pesar de que la aplicación de la Ergonomía, aunque más lenta, sigue también aumentando en las empresas (quiero creer que por concienciación de los empresarios y no por la presión de la inspección de trabajo y el miedo a las sanciones económicas). Entonces… ¿por qué aumentan estos accidentes?

El verdadero ergónomo espera que los accidentes debido a “sobreesfuerzos” se reduzcan en la empresa en que trabaja, y el tiempo que se emplea en recoger datos y elaborar informes no sólo sirva para cubrir un requisito legal (que además protege a la empresa sobre posibles sanciones de la inspección). La reducción de accidentes y el aumento del rendimiento y la productividad (aumento de las ganancias) es la única bandera de lucha contra los que no quieren ni hablar de la Ergonomía, pero… y si esto no se produce o no es del todo visible.

A pesar de que la Ley 31/1995 (Ley de Prevención de Riesgos Laborales) y su posterior Normativa defiende que hay que evitar los riesgos, hay que informar y formar a los trabajadores, hay que adaptar el trabajo a la persona, etc., etc., etc. Se sigue sin bajar los índices de accidentes producidos por sobreesfuerzos. Pero… ¿por qué?

Se ha puesto de moda que con la contratación de, por ejemplo, un auxiliar administrativo, se le entregue una hoja con la información de los riesgos en su puesto de trabajo (obligación de la empresa a informar al trabajador sobre sus riesgos) con un contenido fundamentalmente ergonómico, al igual que realizar cursos de formación para trabajos con PVD (Pantallas de Visualización de Datos, ordenadores para los no iniciados en esto de la prevención) o cursos de manipulación manual de cargas a personal de mantenimiento, con temática básicamente ergonómica (obligación de la empresa a formar al trabajador), además de los avances ergonómicos en el diseño de algunas herramientas, maquinaria, mobiliario… que los técnicos recomendamos que compren las empresas. Sin embargo los índices siguen sin bajar… ¿por qué?

No es difícil responder a esta pregunta que de forma incesante surge una y otra vez. En realidad todos conocemos la respuesta.

Es cierto que se han producido mejoras con la introducción de los ergónomos en las empresas. Existen trabajos que han pasado de condiciones penosas a unas más que aceptables. Es cierto, existen muchos estudios que lo avalan, que trabajador a gusto, cómodo y contento en su trabajo, rinde más y mejor, con los beneficios que esto conlleva para las empresas.

Resumen del artículo técnico publicado en PW Magazine nº 16.
Puedes encontrar el artículo completo en el nº 16 de la Revista PW Magazine (www.pwmagazine.com)

David Soriano Marchena

David Soriano Marchena - Técnico Superior en PRL, Licenciado en Psicopedagogía y Diplomado en Magisterio por la Universidad de Sevilla

Facebook0Google+0Twitter0LinkedIn0


Deja un comentario

Relacionados